Aynikuy: Software para la presupuestación participativa hecho en Ecuador

Democracia no es sólo votar cada cuatro años y sentarse a esperar que todo salga bien, aunque ese es el concepto que la mayoría de nosotros manejamos cuando somos niños. Por eso, la actual constitución establece una serie de mecanismos para permitir que los ciudadanos ajusten el rumbo del país entre elección y elección, uno de esos mecanismos es la presupuestación participativa. Esto quiere decir que una vez que se le ha asignado una cierta cantidad de dinero a, digamos, una municipalidad, la gente decide en qué gastarlo.

En Tungurahua, por ejemplo, se realiza un taller en el consejo parroquial, se establecen prioridades en base a una consulta previa a grupos focales –que son supuestamente representativos de la población, se realiza un borrador del presupuesto y, en una segunda reunión del consejo parroquial, se lo aprueba. Ejemplos similares se dan en otros sitios del como Esmeraldas, Cotacachi o Taisha, y también a nivel provincial en Pichincha y Chimborazo.

Aunque todavía no tenemos cifras sobre el impacto de este tipo de procesos en el país, sabemos que experiencias similares han dado grandiosos resultados en más de 1500 ciudades alrededor del mundo. Porto Alegre, por ejemplo, tras cinco años de implementar esta práctica logró brindar un adecuado suministro de agua a 65.000 nuevas familias, logrando una cobertura del 98%. El sistema de alcantarillado se incrementó del 46% al 74% y la pavimentación de las calles se incrementó considerablemente en función de las necesidades de la población. El número de matrículas escolares se duplicó y, lo que es más importante, la gente empezó a involucrarse más en el hacer de la ciudad. Más de cien mil personas estaban ligadas de alguna manera a la elaboración del Presupuesto de la ciudad, y todo esto en la década de los 90’s.

Imagínense lo que podríamos hacer en la actualidad, cuando el Internet se ha vuelto cada vez más barato y ubicuo. Esto es precisamente lo que motivó a algunos investigadores de la Universidad Técnica de Ambato a desarrollar Aynikuy (participación en kichwa). Esta herramienta de software ha adaptado a los procesos llevados a cabo por los gobiernos autónomos descentralizados para que estos puedan procesarse a través de una herramienta web. Si bien aún se encuentran en etapas preliminares, ya están probando el software en la parroquia de Izamba, que cuenta con cerca de 15.000 habitantes.

Según sus desarrolladores, esta herramienta podría fácilmente adaptarse a otros procesos y esperan que se encuentre disponible para uso del público general muy pronto como software libre. El próximo paso es mejorar la interfaz para que sea más fácil de usar así como para mejorar el debate en línea.