Tag Archives: Acceso abierto

Creative Commons recomienda a la Asamblea Nacional favorecer el acceso abierto

El miércoles 1 de julio, Creative Commons Ecuador realizó una serie de recomendaciones a la Comisión Especializada Permanente de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Asamblea Nacional, respecto al proyecto de ley “Código Ingenios” que derogaría la actual ley de propiedad intelectual. Aquí el extracto relativo a la política de publicaciones de artículos científicos producidos con fondos públicos.

  • Acceso abierto a publicaciones científicas        

El actual modelo de publicaciones científicas supone un costo específico que incluye procesos administrativos y de revisión por expertos pares, las editoriales inicialmente decidieron trasladar estos costos a los lectores generando varios problemas en el camino, para empezar esto crea una barrera económica a la información científica. Por otra parte, los usuarios no tienen forma de saber qué artículo es relevante para su investigación sin pagar por él. Los abstracts —o resúmenes de los artículos científicos— no siempre son claros, y no hay una política de devolución. No pueden decir ‘este artículo no era lo que buscaba, devuélvanme mi dinero’.

Es irracional pensar que las investigaciones financiadas con dinero público no estén disponibles para la gente. No tiene sentido, por ello en los últimos años, principalmente debido a la digitalización y al incremento en la suscripción de revistas, se ha vuelto cada vez más común la práctica del acceso abierto.

Hay dos componentes fundamentales en el acceso abierto: que los artículos estén disponibles gratis para ser leídos y que estén disponibles para ser reutilizados, ya que el conocimiento se construye secuencialmente —creando relaciones entre publicaciones científicas.

Para brindar acceso abierto, existen varias opciones. Cuando no existe intervención del Estado, y los científicos quieren publicar sus artículos en formato de acceso abierto, las grandes editoriales trasladan los costos operativos de producción de artículos científicos hacia los productores de conocimiento: los investigadores (a esto se le conoce como ruta naranja del acceso abierto). Por ello, publicar un artículo científico en una revista de acceso abierto puede costar entre $3500 y $4000. Los autores deben poder publicar en la revista de su elección y cubrir todos estos costos puede resultar inviable en el mediano plazo, sea que esto lo financie el Estado o las universidades privadas.

Para solucionar este problema se ha establecido lo que se ha denominado ruta verde del acceso abierto, en esta caso los autores que publican en revistas indexadas pueden compartir su investigación mediante la publicación de una copia gratuita de su artículo en un repositorio o sitio web destinado para el caso. Durante un tiempo determinado (actualmente se recomienda que sean 6 meses o un año), la publicación en el sitio web está disponible bajo suscripción únicamente, este periodo de tiempo da la oportunidad a la casa editorial para que recupere la inversión que se da en la producción de artículos científicos. Una vez pasado el tiempo de embargo, se concede acceso libre al artículo.

En Argentina, se ha implementado una legislación sobre repositorios de acceso abierto, los artículos más importantes son el quinto y el sexto. Aquí algunos extractos:

Los organismos e instituciones públicas que componen el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación deberán establecer políticas para el acceso público a datos primarios de investigación a través de repositorios digitales institucionales de acceso abierto o portales de sistemas nacionales de grandes instrumentos y bases de datos, así como también políticas institucionales para su gestión y preservación a largo plazo.

Los investigadores, tecnólogos, docentes, becarios de posdoctorado y estudiantes de maestría y doctorado cuya actividad de investigación sea financiada con fondos públicos, deberán depositar o autorizar expresamente el depósito de una copia de la versión final de su producción científico-tecnológica publicada o aceptada para publicación y/o que haya atravesado un proceso de aprobación por una autoridad competente o con jurisdicción en la materia, en los repositorios digitales de acceso abierto de sus instituciones, en un plazo no mayor a los seis meses desde la fecha de su publicación oficial o de su aprobación. Los datos primarios de investigación deberán depositarse en repositorios o archivos institucionales digitales propios o compartidos y estar disponibles públicamente en un plazo no mayor a cinco años del momento de su recolección.

Podrá excluirse la difusión de aquellos datos primarios o resultados preliminares y/o definitivos de una investigación no publicada ni patentada que deban mantenerse en confidencialidad, requiriéndose a tal fin la debida justificación institucional de los motivos que impidan su difusión. Será potestad de la institución responsable en acuerdo con el investigador o equipo de investigación, establecer la pertinencia del momento en que dicha información deberá darse a conocer.

Como bien menciona la Relatora para Derechos Culturales de Naciones Unidas: “Los productos fruto de esfuerzos creativos subvencionados por gobiernos, organizaciones intergubernamentales o entidades benéficas deben hacerse accesibles de manera generalizada”. Es por ello que en armonía con los objetivos de la propuesta de ley, recomendamos hacer una revisión y adaptación de los nueve artículos contemplados en la “Ley de Creación de Repositorios Digitales Institucionales de Acceso Abierto, Propios o Compartidos” para su inclusión en el Código Ingenios.

 

Manifiesto de la guerrilla por el acceso abierto (audio)

Esta es la Semana por el Acceso Abierto. Junto con Radialistas, hemos realizado una producción musical en memoria de Aaron Swartz, autor del Manifiesto de la Guerrilla por el Acceso Abierto.

La información es poder. Pero como todo poder, hay quienes quieren quedarse con él. Todo el patrimonio cultural y científico del mundo, publicado durante siglos en libros y diarios, continúa siendo digitalizado y guardado por un puñado de corporaciones privadas. ¿Quieres leer publicaciones acerca de los más famosos resultados de la ciencia? Necesitarás enviar grandes cantidades a editoriales como Reed Elsevier.

Existen personas luchando para cambiar esto. El Movimiento para el Acceso Abierto ha luchado valientemente para asegurar que los científicos no firmen derechos de autor y en cambio se aseguren que su trabajo sea publicado en Internet, bajo términos que permitan que cualquier persona tenga acceso a este. Pero incluso en el mejor de los casos, su lucha solamente aplicará para cosas que se publiquen en el futuro. El resto, lo publicado hasta ahora, se habrá perdido.

Este es un precio demasiado alto para pagar. ¿Obligar a que académicos paguen dinero para leer el trabajo de sus colegas? ¿Digitalizar bibliotecas enteras pero solo permitir que la gente en Google las pueda leer? ¿Proveer artículos científicos a aquellos en las élites universitarias del primer mundo, pero no a niños en el sur del planeta? Es indignante e inaceptable.

“Estoy de acuerdo”, muchos dicen, “pero ¿qué podemos hacer? Las compañías mantienen los derechos de autor, ganan enormes cantidades de dinero al cobrar por el acceso, y todo es perfectamente legal. No hay nada que podamos hacer para detenerlas”. Pero sí hay algo que podemos hacer, algo que ya se está haciendo: podemos contraatacar.

Quienes tienen acceso a estos recursos -estudiantes, bibliotecarios, científicos- han recibido un privilegio. Pueden alimentarse de este banquete de conocimiento mientras el resto del mundo es excluido. Pero ustedes no necesitan -de hecho, moralmente, no pueden- mantener este privilegio solamente para ustedes. Tienen el deber de compartirlo con el mundo. Y tienen que compartir claves con sus colegas y llenar solicitudes de descargas para sus amigos.

Mientras tanto, aquellos que han sido excluidos no esperan sin hacer nada. Han estado fisgoneando a través de agujeros y trepando cercas, liberando información guardada por las editoriales y compartiéndola con sus amigos.

Pero todas estas acciones se quedan en la oscuridad, escondidas en el sótano. Se las llama robo o piratería, como si compartir la riqueza del conocimiento fuese el equivalente moral a saquear un barco y asesinar a su tripulación. Compartir no es inmoral: es un imperativo moral. Solo quienes
están cegados por la ambición podrían rehusarse a dejar que un amigo obtenga una copia.

Las grandes corporaciones, por supuesto, están cegadas por la ambición. Las leyes bajo las cuales operan lo requieren. Sus accionistas se sublevarían si fuese menos que esto. Y los políticos que han comprado las respaldan, aprobando leyes que les conceden el poder exclusivo para decidir quiénes pueden hacer copias.

No hay justicia al cumplir leyes injustas. Es hora de salir a la luz y, siguiendo la tradición de la desobediencia civil, oponernos a este robo privado de la cultura pública.

Necesitamos tomar la información, donde quiera que esté almacenada, hacer copias y compartirlas con el mundo. Necesitamos tomar cosas que ya no tienen derechos de autor y agregarlas al archivo. Necesitamos comprar bases de datos secretas y publicarlas en la web. Necesitamos descargar publicaciones científicas y subirlas a redes de intercambio de archivos. Necesitamos
combatir en la Guerrilla del Acceso Abierto.

Con suficientes de nosotros, alrededor del mundo, no solo enviaremos un mensaje firme en contra de la privatización del conocimiento. Haremos que sea una cosa del pasado.

¿Te unirás a nosotros?

Edición y musicalización:
* Byron Garzón
Canciones:
* Kanchi - Egalite, Fraternite, Choucroute
* Conspiracy - Opus Miseriae
* ParadoxicIll- Feel
Voces: 
* David Revelo 
* Clara Robayo
Texto original: 
* Aaron Swartz, julio de 2008, Eremo, Italia.

¡La Semana del Acceso Abierto ya empezó!

OAweek2014

Hoy comienza la octava edición de la Semana de Acceso Abierto. La Semana del Acceso Abierto es una semana de celebración y una oportunidad educativa para debatir y promover la práctica y la implementación de políticas de acceso abierto a literatura académicoa – “La disponibilidad en línea, libre e inmediata, de artículos de investigación, junto con la totalidad de los derechos de uso de estos artículos en el entorno digital”. La Semana del Acceso Abierto se ha convertido en una gran iniciativa internacional, incluyendo docenas de eventos virtuales y presenciales, la puesta en marcha de proyectos relacionados con el acceso abierto, y la elaboración y edición de materiales y herramientas útiles para educa sobre los beneficios, retos y oportunidad del acceso abierto a la investigación académica. El tema de este año es en la semana del acceso abierto es “Generación Abierta“:

El tema destacará la importancia de los estudiantes, e investigadores que inician su carrera, como promotores del cambio en el corto plazo, a través de la política institucional y gubernamental, y sobre el futuro de la Academia sobre quien depende el éxito final del movimiento de acceso abierto. El tema también explorará cómo los cambios en la publicación académica afectan a los estudiosos e investigadores en diferentes etapas de sus carreras.

Habrán actualizaciones en ingles en openaccessweek.org. Puedes compartir lo que estás haciendo en Twitter con el hashtag #OAWeek2014.

Piled Higher and Deeper (PHD Comics) son famosos en Youtube por crear videos animados sobre ciencia y conocimiento, respondiendo dudas existenciales como¿cuánto café es demasiado café para tu cerebro? O ¿Deberías vacunarte? Hace un tiempo, lanzaron un video que explica en sencillo qué es el Open Access.

El video está en Inglés y compendia experiencias y opiniones diversas que defienden la divulgación de conocimiento científico cuando éste ha sido financiado con dinero público. Los colaboradores de Revistas Abiertas tradujeron algunas frases que les compartimos a continuación.

“Publicar un manuscrito científico es carísimo. Si quieres distribuir ampliamente tu artículo, lo envías a una revista, que maneja el proceso de revisión y eventualmente te acepta. Además, maneja la impresión y distribución de tu trabajo. El modelo funcionó, la ciencia progresó, pero con la digitalización y el incremento de la suscripción a las revistas, las cosas cambiaron”.

“Las revistas no producen el material, no le dan trabajo a la gente que escribe los artículos ni menos emplean a quienes los revisan. Eso no tiene sentido respecto de lo que la ciencia se supone que es. Ciencia es descubrir cosas nuevas y distribuir ese conocimiento. Es irracional pensar que los científicos son financiados con dinero público para investigar y que luego de años sus investigaciones no estén disponibles para la gente. No tiene sentido”.

“Aquí aparece el problema en la mayoría de los casos. El asunto es que no sabes qué artículo es relevante para ti hasta que pagas por él. Los abstracts no siempre son claros. Y no hay política de devolución, no puedo decir ‘este paper no me sirve, quiero mi dinero’. Entonces, ¿vas a gastar miles de dólares sólo en la posibilidad de que un paper sea útil?”.

“No es una cuestión comunista de que todo debería ser gratis, pero necesitamos un modelo en que el gobierno, que ya paga por las investigaciones, y la gente que es contribuyente, tenga acceso. ¿Por qué no hacerlo de un modo en que el conocimiento se distribuya ampliamente, sin restricciones?”.

“Hay dos componentes del Open Access, el primero es que los artículos estén disponibles gratis para ser leídos. La segunda parte que es igual de importante, es que estén disponibles para ser reutilizados, ya que el conocimiento se construye creando relaciones entre artículos”.

“Sobre el modelo de publicación que tenemos actualmente, no hay evidencia de que es el más óptimo, necesitamos experimentar con todo tipo de sistemas de publicación, estoy abierto a cualquier solución creativa que aparezca. Creo que los investigadores son reacios al cambio, algunos van a quedar en el camino porque el acceso abierto claramente es el futuro. Los creativos son los que sobrevivirán”.