Tag Archives: estudio

Estudio científico: La vigilancia masiva silencia las opiniones de las minorías

Este texto se publicó originalmente en inglés en The Washington Post

Un nuevo estudio muestra que al estar consciente de la vigilancia gubernamental, la gente autocensura sus opiniones disidentes en internet. La investigación ofrece una visión aleccionadora frente a los pregonados efectos “democratizantes” atribuidos a las redes sociales y al acceso a Internet, que asumen que estas refuerzan la opinión de las minorías.

El estudio, publicado en “Journalism & Mass Communication Quarterly“, estudió los efectos de recordatorios sutiles sobre la vigilancia masiva en sus sujetos. La mayoría de los participantes reaccionó mediante la supresión de opiniones que percibían como minoritarias. Esta investigación ilustra el efecto de silenciamiento de las opiniones divergentes ahora que la vigilancia gubernamental es conocida por la mayoría de la población, tras ser revelada por Edward Snowden, en 2013.

La “espiral del silencio” es un fenómeno bien documentado en la que la gente suprime opiniones impopulares para integrarse y evitar el aislamiento social. Se ha analizado en el contexto de las redes sociales y el efecto de ‘cámaras de eco’, en el que adaptamos nuestras opiniones para que se adapten a la actividad en línea de nuestros amigos de Facebook y Twitter. Sin embargo, este estudio añade una nueva capa examinando explícitamente cómo la vigilancia gubernamental afecta la autocensura.

Los participantes en el estudio fueron encuestados primero sobre sus creencias políticas, rasgos de personalidad y actividad en línea, para crear un perfil psicológico de cada persona. Después, a un subgrupo seleccionado aleatoriamente, se le recordó sutilmente sobre la vigilancia gubernamental; posteriormente a todos en el estudio se les mostró un titular neutro, ficticio indicando que los ataques aéreos de Estados Unidos habían atacado al Estado Islámico en Irak. Entonces se les preguntó a los sujetos una serie de preguntas sobre sus actitudes hacia el evento hipotético de noticias —por ejemplo, cómo piensan que la mayoría de los estadounidenses se se sentirían al respecto y si iban a expresar públicamente su opinión sobre el tema. La mayoría del subgrupo intervenido con recordatorios sobre vigilancia eran menos propensos a hablar acerca de sus ideas menos conformistas, incluyendo aquellos  que, según su perfil psicológico, eran menos propensos a autocensurarse.

Elizabeth Stoycheff, investigadora líder del estudio y profesora en la Universidad Estatal de Wayne, está perturbada por sus hallazgos.

“Mucha gente con la que he hablado, dice que no se preocupan por la vigilancia en línea, ya que no han violado ninguna ley y no tienen nada que ocultar. Y piensos que esos razonamientos son muy preocupantes”, dijo.

Dijo que los participantes que compartían la creencia de que no tenían “nada que ocultar”, y que tendían a apoyar la vigilancia de masas como un medio necesario para la seguridad nacional, eran los más propensos a silenciar sus opiniones minoritarias.

“El hecho de que los individuos que ‘no tienen nada que ocultar’ experimenten un efecto inhibitorio significativo habla de cómo la privacidad en línea es mucho más grande que la mera legalidad de las acciones de uno. Se trata de un derecho humano fundamental sobre nuestra propia imagen, en privado, y ahora, en historiales de búsqueda y metadatos”, dijo.

Stoycheff también está preocupada por el  opresivo comportamiento silencioso de la autocensura.

“Me preocupa que la vigilancia parece estar permitiendo una cultura de autocensura porque margina aún más a grupos minoritarios. Y es difícil proteger y ampliar los derechos de estas poblaciones vulnerables cuando sus voces no son parte de la discusión. La democracia se nutre de una diversidad de ideas, y la autocensura la mata de hambre”, dijo ella. “Cambiar esta discusión para que los estadounidenses entienden que las libertades civiles son tan fundamentales a largo plazo para el bienestar del país, tanto como frustrar ataques terroristas muy raros es una medida necesaria”.

Stoycheff ha escrito acerca de la capacidad de intercambio de herramientas en línea para inspirar el cambio democrático. Pero los resultados de este estudio han causado un cambio en sus puntos de vista. “La adopción de técnicas de vigilancia, tanto por parte del gobierno y el sector privado, socava la capacidad de Internet para servir como una plataforma neutral para la deliberación honesta y abierta. Se empieza a mermar la capacidad de Internet para servir como un lugar para todas las voces, privilegiando sólo a las más dominantes”, dijo. La investigadora no recibió fondos externos para la investigación o la publicación de este estudio.