Wikileaks publica nuevo libro

Este texto es una traducción de fragmentos de una conversación que Julian Assange tuvo con gente de Google donde explica la razón de ser de Wikileaks.

Al considerar las causas de los actos injustos, y lo que tiende a promover a los actos justos, vi que los seres humanos son básicamente invariables. Es decir, sus inclinaciones y temperamento biológico no ha cambiado mucho durante miles de años. Por tanto, el único campo de batalla que queda es:

  1. qué es lo que tienen y
  2. qué es lo que saben.

Lo que tienen –eso es, qué recursos se encuentran a su disposición, cuánta energía pueden obtener, que suministros de comida tienen y así– es algo sobre lo cual es muy difícil influir. Pero lo que saben puede ser afectado en una forma no lineal porque cuando una persona transmite información a otra, ellos a su vez la pueden retransmitir a otros de forma no lineal (es decir que el ritmo al que la información se disemina no es una constante, sino que se incrementa conforme se difunde a través de la población). Entonces puedes generar un efecto en una gran cantidad de personas con una pequeña cantidad de información.

La cuestión que surge es ¿qué tipo de información producirá comportamientos
que sean justos y desincentivará comportamientos injustos?

En todo el mundo hay personas observando diferentes partes de lo que les está afectando localmente. Y hay otras personas que están recibiendo información que no han observado de primera mano. En la mitad, están personas que trabajan moviendo la información desde los observadores hasta las personas que actuarán en función de dicha información. Estos son tres problemas separados que están todos entrelazados.

Percibí que había cierta dificultad en tomar observaciones y, en una forma eficiente, ponerlas en un sistema de distribución que pudiera hacerla llegar a las personas que actuarían al respecto. Uno puede argumentar que compañías como Google, por ejemplo, están involucradas en este negocio “mediador” de mover información entre la gente que la tiene y la gente que la quiere. El problema que vi fue que el primer paso estaba paralizado, y a menudo el último paso también, cuando se trataba de información que los gobiernos tendían a censurar.

Podemos mirar a todo este proceso como justicia producida por el Cuarto Poder […] El cuello de botella parecía estar principalmente en la adquisición de información que una vez publicada produciría cambios que eran justos. En el contexto del Cuarto Poder, las personas que adquieren información son fuentes; las personas que trabajan con la información y la distribuyen son los periodistas y editores; y las personas que podrían actuar en función de ella nos incluye a todos. Ese es un concepto sofisticado, pero luego aterriza a cómo, en la práctica, diseñas un sistema que resuelve ese problema, y no sólo la parte técnica, sino todo el sistema. Wikileaks ha sido y es un esfuerzo –aunque muy joven aún– de un sistema completo.

En el aspecto técnico, nuestro primer prototipo fue diseñado para una situación muy adversa donde publicar sería extremadamente difícil y nuestra única defensa efectiva sería el anonimato, donde ser la fuente sería difícil (como lo es actualmente para el sector de seguridad nacional), y donde internamente teníamos a un equipo muy pequeño y completamente confiable.

Estaba claro para mí que en todas partes del mundo publicar era un problema. Bien sea debido a censura externa o a autocensura. Incluso diría que probablemente la forma más significativa de censura, históricamente, ha sido la censura económica, donde simplemente no es rentable publicar algo porque no existe un mercado para ello. Yo describo la censura como una pirámide. En la punta de la pirámide está el asesinato de periodistas y editores. En el siguiente nivel están los ataques legales hacia periodistas y editores. Un ataque legal es simplemente un uso demorado de fuerza coercitiva que no necesariamente resulta en asesinato pero puede terminar en prisión o embargo de bienes. Recuerden que el volumen en la pirámide se incrementa  significativamente conforme uno va bajando desde la punta, y en este ejemplo esto significa que el número de actos de censura también se incrementa conforme uno baja.

Hay muy poca gente asesinada, existen unos pocos ataques legales públicos sobre individuos y corporaciones, y entonces en el nivel de más abajo existen tremendas cantidades de autocensura. Esta autocensura ocurre en parte porque la gente no quiere subir hacia los niveles superiores de la pirámide –no quiere ser víctima de ataques legales y de fuerza coercitiva, no quiere ser asesinada. Eso desincentiva cierto comportamiento en la gente. Después están otras formas de autocensura motivadas por preocupaciones acerca de perderse la oportunidad de un negocio o una oferta. Esas son incluso más significativas porque se encuentran más abajo de la pirámide. En la base –que es la cantidad más grande– están todas esas personas que no pueden leer, que no tienen acceso a información impresa, no tienen acceso a comunicaciones rápidas, o donde no exista una industria rentable en proveer tales servicios.

Wikileaks ha decidido lidiar con las dos secciones superiores de esta pirámide de censura: amenazas de violencia y amenazas demoradas de violencia representadas por el sistema legal. En cierta forma, esos son los casos más difíciles, en cierta forma son los más fáciles. Son los más fáciles porque está muy claro cuando hay cosas que están siendo, o no, censuradas. También es más fácil porque el volumen censura es relativamente pequeño, incluso cuando la importancia por evento puede ser muy alta.

Al inicio, Wikileaks no tenía tantos amigos. A pesar de que yo tenía conexiones políticas previas de mis otras actividades, no teníamos aliados políticos significativos y no  teníamos una audiencia a nivel mundial que se preocupase de cómo nos iba. Así que tomamos la posición que necesitábamos para tener un sistema de publicación donde la única defensa era el anonimato. No había defensa financiera; no tenía defensa legal; y no tenía defensa política. Sus defensas eran únicamente técnicas.

Nuestro crecimiento está limitado en esta forma. Pero hay otra forma de liderar, y eso es liderar a través de valores en lugar de a través de comandar y controlar. Cuando lideras a través de valores no necesitas confiar en la gente, y no hay un límite en el número de personas que pueden adoptar esos valores y la velocidad a la que pueden adoptarlos. Todo pasa muy rápidamente. No estás limitado por suministros –en términos de suministro de empleados– en cambio estás limitado por la demanda; en cuanto la gente demanda un valor, lo adoptarán.

Durante los dos primeros años estuvimos batallando sobre si éramos siquiera aceptables en Internet. Tecnológicmente todo era perfectamente posible. La diferencia [ahora] es un cambio en el statu quo: Wikileaks se convirtió en el stato quo.

Adquiere el libro en OR Books